Tipos de formatos Gráficos y GIMP

Redes sociales

Con el rudimentario conocimiento que hemos adquirido hasta ahora, en el manejo de GIMP, seguro que está prácticando con alguna nueva imagen, o intenta editar alguna ya existente, y por consiguiente, desea guardar su trabajo.

Se dará cuenta, que cuando intenta guardar su trabajo, GIMP lo guarda en un formato con extensión .xcf, que su navegador, administrador de archivos, finder… no pueden mostrar ¿cierto?

El formato .xcf, es el formato nativo de GIMP. La buena noticia es que conserva toda la resolución, capas y demás características de la imagen, para que podamos, en otro momento, editarla con facilidad. La mala noticia, es que los archivos .xcf sólo se pueden abrir con GIMP. Por consiguiente, si deseamos, por ejemplo, publicar la imagen en una web, deberemos guardarla en un formato compatible.

Guardar una imagen en otro formato, distinto del .xcf, el nativo de GIMP, se denomina exportar la imagen.

Para exportar una imagen, en el menú “Archivo”, seleccionamos la opción “Exportar”, damos un nombre a la imagen, y la extensión del formato que le deseamos asignar. Así, si a la imagen la llamamos miimagen.jpg, se guardará en formato JPEG o si la llamamos miimagen.gif, se guardará en formato GIF. En la parte inferior del cuadro de diálogo hay un desplegable “Todos los archivos” en el que podemos ver todos los formatos soportados por GIMP.

Formatos de archivos soportados por GIMP

Vamos a hablar de los tipos de formatos gráficos que más se utilizan hoy en día, ya que cada uno de ellos tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Antes: Un poco de teoría

Una imagen está formada un conjunto de puntos llamados píxeles (abreviación de PICture ELement o elemento de imagen). Por consiguiente, un píxel es el elemento más pequeño de una imagen digital.

La imagen se forma por la consecución de pixeles de izquierda a derecha y de arriba abajo. De tal forma, que el primer pixel de la imagen, es el de la esquina superior izquierda; y el último, el de la esquina inferior derecha.

El número píxeles que constituyen la imagen, horizontal y verticalmente, se conoce como definición. Una imagen de 640 píxeles de ancho y 480 píxeles de alto tiene una definición de 640 por 480 píxeles, comúnmente se dice que es una imagen de 640 x 480. Por otro lado, la resolución, que a veces se confunde con “definición”, indica el número de puntos por unidad de área, expresada, generalmente, en puntos por pulgada (DPI). Una pulgada equivale a 2,54 cm. La resolución establece la relación entre el número de píxeles de una imagen y el tamaño real de su representación en un soporte físico. Para que nos hagamos una idea, una resolución de 200 dpi tiene 200 pixeles horizontalmente y 200 pixeles verticalmente en una pulgada cuadrada, lo que significa 40.000 píxeles en una pulgada cuadrada. Es muy común la resolución estándar de 72 dpi, es decir, de 1″/72 (una pulgada dividida por 72), que es equivalente a una pica (unidad de medida tipográfica anglosajona).

Las imágenes se guardan generalmente, en archivos de mapa de bits o mapa de píxeles. Cada píxel almacena la información del color de la zona de imagen que ocupa. Estas imágenes son las que generan los escáneres y las cámaras digitales. El principal inconveniente que presentan esta clase de archivos es el del escalado de la imagen, conforme un archivo, de este tipo, se amplia, los pixeles van aumentando de tamaño, haciéndose cada vez más grandes, hasta que son visible para el ojo humano, se produce el efecto de pixelado. Por el contrario para disminuir el tamaño de una imagen, hay que eliminar pxeles, con lo que ésta se degrada.

Mapa de bits aumentado

Los formatos de imágenes digitales guardan la información pixel a pixel. En cada pixel se almacena el color del mismo. Se asigna a cada pixel un número determinado de bits. Así, para almacenar 2 colores, hace falta 1 bit por pixel, es el caso de las imágenes en blanco y negro. Para almacenar 16 colores, hacen falta 4 bits por pixel. Para almacenar 256 colores 8 bits. Para color verdadero, 24 bits, con los que se obtienen más de 16 millones de colores diferentes. Por consiguiente, cuanta mayor sea la resolución de la imagen y mayor el número de colores la imagen será más pesada, es decir ocupara más espacio en la memoria y costará más tiempo transferirla por ejemplo, a través de internet. Algunos formatos de imagen comprimen la imagen cuando se guarda, para que ocupe menos espacio. Algunas de estas técnicas de compresión son con pérdida de calidad y otras no.

Número de bits por pixel
Número máximo de colores
1
21 = 2
2
22 = 4
4
24 = 16
8
28 = 256
16
216 = 65.536
24
224 = 16.777.216

 

Formato TiFF (Tagged Image File Format)

Es un formato creado Aldus, una Compañía de Adobe. Es un tipo de archivo utilizado comúnmente para guardar imágenes de alta calidad. Es compatible con los sistemas operativos más populares: Windows, Linux, Mac, … Lo reconocen muchos programas de retoque y edición gráfica, tales como Paint Shop Pro, PhotoShop, CorelPaint, GIMP etc. Si no tenemos claro en que formato guardar un archivo para su impresión o edición, optaremos por el formato TIFF.

Formato BMP (Windows Bitmap)

Esta clase de formato lo utiliza el sistema de Windows, para guardar sus imágenes. Este sistema de archivo puede guardar imágenes de hasta 24 bits (más de 16 millones de colores). Con este tipo de archivos puede utilizarse la compresión RLE (Run Length Encoding) sin pérdida de calidad.

Formato JPEG (Joint Photographers Experts Group)

Formato creado por The Joint Photographers Experts Group. Es uno de los formatos más utilizados para la compresión de fotografías digitales en Internet. Cuanto menos se comprime obtenemos mayor calidad de imagen. Cuando se opta por una compresión alta, se obtiene archivos que ocupan poco espacio, ideles para páginas web o para enviarlas a través del correo electrónico. JPEG es el único formato de archivo, que puede llegar a comprimir una imagen hasta sólo un 10% de su tamaño original, sin que el ojo humano pueda percibir diferencias, antes o después del proceso de compresión. JPEG soporta 24 bits.

Antes de editar una imagen en JPEG, conviene que tengamos en cuenta lo siguiente, para no perder calidad en el archivo:

  • No guardar imágenes en formato JPEG si se van a modificar.  Cada vez que abramos un archivo o lo editemos, la imagen sufre una compresión y pérdida de calidad. Por consiguiente antes de editar una imagen en JPG, guardaremos inicialmente una copia en formato BMP o TIFF con la máxima profundidad de color.

Compresión JPEG

Formato GIF (Graphics Interchange Format)

GIF es un formato desarrollado por Compuserve. Se creó para archivos de tamaño muy pequeños. GIF es muy utilizado para guardar imágenes no fotográficas como: logotipos, dibujos, etc. GIF guarda imágenes con una profundidad de color de 8 bits, lo que nos proporciona sólo 256 colores cómo máximo. Una característica muy apreciada de este formato, es que permite incluir en la imagen zonas transparentes, convirtiendo uno de los colores en invisible. También permite crear animaciones a través de mágenes secuenciales (haga clic en la imagen inferior para ver un GIF animado en movimiento).

04

Imagen obtenida de: http://static.fjcdn.com/gifs/mmmmmmm+donut.+100+oc+animated+gif+i+made+for+my_4a2d7d_3944935

Formato PNG (Portable Networks Graphics)

Se creó para sustituir al formato GIF, ya que PNG utiliza métodos de compresión gratuitos, sin perdida, como el ZIP, y proporciona además mayor profundidad de color en las imágenes, llegando hasta los 48 bits en imágenes en color, y 16 bits en escala de grises.

Más información

Puede obtener más información sobre formatos gráficos:

Redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.