Empezando con GIMP

Redes sociales

GIMP (GNU Image Manipulation Program) es un programa de edición de imágenes digitales en forma de mapa de bits, tanto para dibujos como fotografías. Es un programa libre y gratuito. Forma parte del proyecto GNU y está disponible bajo la Licencia pública general de GNU y GNU Lesser General Public License.

Me imagino que como muchas personas que se enfrentan por primera vez a este programa, habrás instalado GIMP y habrás tratado de hacer algo con él. Eso es bueno, aunque probablemente, al poco tiempo, te encontrarás frustrado por que no tienes muy claro cómo proceder. GIMP es muy complejo y muchos de los conceptos que utiliza no te son familiares.

A todos nos ha pasado. Así que vamos a iniciar GIMP y a navegar juntos a través de las opciones básicas, para crear un pequeño proyecto, que nos de una idea exacta de qué podemos hacer.

GIMP es el programa de manipulación de gráficos disponible en más sistema operativos, entre otros GNU/Linux, Microsoft Windows o Mac OS X. Este primer tutorial lo voy a escribir desde un Mac, por consiguiente, las capturas de pantalla que aquí se mostrarán pueden variar ligeramente de una plataforma a otra, pero son muy sumilares en todas ellas y mantienen las mismas funciones.

En la siguiente imagen, se muestra el aspecto de GIMP cuando se inicial por primera vez, tal y como se puede ver en mi Mac.

GIMP Aspecto inicial

Además del menú de Gimp, Se nos muestran en pantalla tres cajas o ventanas: La Caja de herramientas (a la izquierda), el área de trabajo (en el centro) e Histograma – Capas (a la derecha).

Dependiendo de cómo estén dimensionadas estas tres ventanas, el aspecto será más o menos parecido al que se muestra en la imagen anterior. Recuerda que en MAC OS X, el menú se muestra en la parte superior de la pantalla, mientras que en GNU/Linux o Microsoft Windows, el menú lo encontraremos en la ventana del área de trabajo.

Utiliza tu ratón y haz clic en el menú “Archivo” y verás que se despliega el clásico menú “Archivo”.

Menú Archivo - Nuevo

En este momento estamos interesados en crear una imagen nueva, así que seleccionamos la opción “Nuevo…”. Obtendremos el siguiente cuadro de diálogo:

Crear imagen nueva

Como este es un tutorial para principiantes, no vamos a hablar aquí de las plantillas para imágenes, ni tampoco vamos a tocar las opciones avanzadas, simplemente vamos a crear una nueva imagen de 200 x 200 pixels de tamaño.

Utiliza el ratón y haz clic sobre el valor en el cuadro “Anchura” y escribe “200”, a continuación haz clic sobre el valor en el cuadro “Altura” y escribe así mismo “200”. Una vez indicado el tamaño de la imagen, haz clic en “Aceptar”.

Nos tiene que aparecer una imagen similar a la que se muestra a continuación:

Nueva imagen

En él área de trabajo se nos muestra una nueva imagen en blanco (Sin nombre) de 200 x 200 pixels.

Vamos a ver ahora las herramientas básicas para la manipulación de imágenes. En este primer tutorial vamos a experimentar con las 7 herramientas más básicas de la “Caja de herramientas” y que reconerás de cualquier programa de dibujo más rudimentario. Sin embargo, espero que encontrarás estas herramientas ligeramente más robustas que en el MS Paint y programas similares.

Herramientas básicas
Ya sé que he dicho 7 herramientas, y en la imagen sólo se muestran 6. Paciencia, amigo, paciencia.

La primera herramienta a la que vamos a echar un vistazo es la que está en la parte inferior de la caja, es la herramienta de “Colores de frente y fondo”. Quizá se excesivo llamar a esto una “herramienta” real, pero en realidad es la herramienta más básica y útil de la caja, ya que afecta a todas las otras herramientas de una manera significativa.

En primer lugar, en caso de que hayas estado manipulando esta herramienta, puedes revertirla a su estado predeterminado haciendo clic en los pequeños cuadraditos “negro sobre blanco” que se muestran en la parte inferior izquierda de esta herramienta.

Herramienta color frente y fondo

¿Ves? Muy complicado no es, estoy seguro. Ahora haz clic en la “Herramienta de selección de rectángulos”, y selecciona una sección más o menos cuadrada en el centro de la imagen, te tiene que quedar, mas o menos, así:

Selección rectangular

Ahora, si “cortas” la selección rectangular que acabas de crear (ya sabes, utilizando la opción “Cortar” del menú “Editar”, o los comandos Ctrl+X en Windows o GNU/Linux, o cmd+X en Mac Os X) verás como no pasa nada, esto es así por que tenemos establecido como color de fondo el blanco y la imagen es también blanca, ¿de acuerdo? Pero si haces clic en las flechas que se muestran en la esquina superior derecha de la herrmienta de “Colores de frente y fondo” intercambiaras ambos colores, estableciendo el negro como color de fondo y el blanco como color de frente. Si ahora volvemos a cortar obtendrás un cuadrado negro, en el centro de la imagen, como este:

Selección rectangular en negro

Mira esto: Con este simple ejercicio. hemos captado los fundamentos de dos herramientas básicas. Estoy seguro, que tú podrías haber conseguido esto por tu cuenta, lo único que quiero mostrarte, es que son fácil dominar estas, en apariencia, complicadas herramientas, y que no hay que dejarse intimidar por GIMP.

Tú siguiente paso es obtener una imagen similar a la que se muestra a continuación:

Círculo blanco
Para ello, en primer lugar, vas ahora a restaurar los colores por defecto de GIMP (color de frente: negro y color de fondo: blanco). A continuación haz clic en la “Herramienta de selección elíptica” y arrastra con el ratón desde la esquina superior izquierda, del cuadrado negro, a la inferior derecha. Por último corta la selección que acabar de realizar. Recuerda, que sino te sale bien a la primera siempre puedes utilizar la opción “Deshacer” del menu “Editar”.

Me dirás, que cualquiera puede hacer esto, incluso utilizando el MS Paint. Sí, estás en lo cierto. Vas a utilizar la herramienta olvidada, la número 7, y espero demostrarte por que GIMP es una aplicación más solida que MS Paint y similares.

Nuestra atención se fijará ahora en la herramienta “Capas” que se encuentra en la caja “Histograma – Capas”.

caja capas

Hoy no voy a abrumarte con el poder de esta herramienta, pero voy a mostrarte como usarla de forma rudimentaria. Observarás, en la caja de capas, en la esquina inferior izquierda, un pequeño icono-botón en forma de hoja de papel en blanco, es el botón para “Crear una nueva capa y añadirla a la imagen”. Haz clic en él. Se mostará el siguiente cuadro de diálogo:

caoa nueva

Sigue adelante. Cambia el nombre de la capa y llámala “círculo” y asegúrate que está seleccionado el botón “Transparencia”. A continución haz clic en “Aceptar”. La caja de Capas debe de motrarse así:

capa círculo

Ahora bien, la imagen no ha cambiado absolutamente en nada ¿verdad? Bueno, de eso se trata. Lo que has hecho, es añadir una pieza virtual de plástico transparente sobre la imagen en la que estás trabajando, y que te permitirá hacer un buen montón de cosas raras en ella sin destruilra.

Ahora, en el menú “Edición” haz clic en la opción “Pegar”, para pegar nuevamente el círculo que cortaste antes. La imagen debe de mostrase así:

Círculo pegado

Y la caja de capas de la siguiente forma:

Capa pegada

Ahora vas a hacer clic con el botón derecho de tú ratón, en  “Selección flotante (Capa pegada)” y vas seleccionar la opción “Anclar la capa”. Lo que de nuevo no es muy emocionante, incluso después de haber anclado en la capa “círculo” el contenido de la “Capa pegada”.

Capa círculo

En efecto, parece que lo único que has hecho, es un complicado conjunto de operaciones para pegar el círculo en el sitio en el que anteriormente lo habías cortado ¿no?

Habrás observado unas líneas de puntos, alrededor de la imagen, nos muestran los límites o bordes de la capa. GIMP nos mostrará los bordes de la capa que tengamos seleccionada. Pero de nuevo te preguntarás “sí, pero ¿y qué? ¿Por qué poner las cosas en capas cuando en realidad puedo seleccionarlas y pegarlas en la imagen y obtener más o menos el mismo efecto?”

Ya ves: en este momento te encuentras atrapado en los límites de tu propia experiencia. Echa un vistazo a la caja de capas por un segundo, asegurándote que está seleccionada la capa “círculo”. Observa el control deslizante “Opacidad”. La opacidad es una propiedad de las capas. Viene a ser lo contrario a “transpariencia”. 100% de opacidad es igual a 0% de transparencia, por tanto, la capa “círculo” es como un punto de tinta negra sobre el resto de la imagen.

Cambia el valor de la opacidad de la capa “círculo” al 50%. Para ello, haz clic sucesivamente en la punta de flecha hacia abajo del control o escribes directamente el valor en el cuado de texto. La caja de capas tendrá el siguiente aspecto:

Opacidad 50%

Y la imagen este:

Círculo gris

De nuevo, nada demasiado impresionante. Además si realizamos un listado rápido, éste nos dirá, que llevamos un buen montón de instrucciones, y sólo hemos visto 3 de las 7 herramientas. Puedes utilizar la “Herramienta mover” para mover la capa “Círculo” y desplazarla por la imagen.

Selecciona ahora la “Herramienta de relleno”.

Herramienta de relleno

Vas a ver lo realmente impresionante que es GIMP. En la herramienta de “Colores de frente y fondo” haz doble clic en el color de frente, el negro. Obtendrás el cuadro para “Cambiar el color”:

Cuadro de selección de colores

Observa el texto en el campo “Notación HTML”, cambia el valor actual y escribe “ff0000” donde “0” es cero y no “o”. A continuación, pulsa la tecla “Intro”. Esto debería cambiar el color actual a un rojo brillante. Hecho esto haz clic en el botón “Aceptar”.

Ahora el color de frente habrá pasado de negro a rojo. En la caja “Capas” selecciona la capa “círculo” y mueve la “Herramiento de relleno” al interior del circulo, dentro del área gris, y haz clic. Obtendrás lo siguiente:

gimp18

El círculo permance intacto, la opacidad se mantiene intacta, pero se ha cambiado el color de frente de negro a rojo. Y aunque esto no parece tan asombroso en nuestro sencillo ejemplo, hay que tener en cuenta que estás aprendiendo a utilizar estas herramientas para un uso futuro.

Última herramienta: la “Herramienta lápiz”. Seguro que ya la sabes utilizar, la habrás empledo en programas de dibujo más simples ¿verdad? Selecciona la “Herramienta lápiz”, y observa el caja de “Opciones de la herramienta”. Para ver las “Opciones de herramienta” de una herramienta específica, debes de seleccionar primero la herramienta, en este caso la “Herramienta lápiz” y hacer clic en la solapa “Abre el diálogo de opciones de herramienta”. Justo encima de la caja “Capas”. Obtendrás algo similar a lo siguiente:

Opciones de herramienta

También dispones de una caja con el “Menu pinceles” debajo de la caja de herramientas.

Menú pinceles

Este “Menu pinceles” muestra todos los estilos de pincel disponibles para la “Herramienta lápiz”, por lo que tendrás mucho más que un punto cuadrado a la hora deibujar aquello que quieras dibujar.

Y lo creas o no, esta no es la mejor manera de dibujar objetos complejos con GIMP. Sin embargo para este primer tutorial, es suficiente. Pronto volveremos con un nuevo tutorial para mostrarte un poco más.

Redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.